Atención al cliente
+34 913 67 09 92
Iniciar sesión
Atención al cliente+34 913 67 09 92
Síguenos
semiconductors

El control estadounidense de las exportaciones de la industria china de fabricación de chips plantea interrogantes sobre innovación y seguridad

La industria mundial de semiconductores se enfrenta a perturbaciones debido a las restricciones comerciales que afectan a las cadenas de suministro y a las tensiones geopolíticas

El sector mundial de los semiconductores se enfrenta a restricciones comerciales que pueden perturbar las cadenas de suministro establecidas desde hace tiempo e intensificar las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y China. A medida que Estados Unidos, Taiwán, Japón y los Países Bajos imponen controles a la exportación a China de determinados materiales para la fabricación de chips, surgen preguntas sobre las ramificaciones de estas restricciones en la innovación, la seguridad y el futuro del panorama tecnológico mundial.

Melissa Flagg, profesora visitante en Perry World House y ex subsecretaria adjunta de Defensa para Investigación, arroja luz sobre las implicaciones de estas restricciones comerciales y las complejidades asociadas a la fabricación de semiconductores en una entrevista con Penn Today.

Flagg explica que la iniciativa liderada por Estados Unidos de imponer controles a la exportación de la industria china de fabricación de chips avanzados, que desempeña un papel crucial en la mejora de operaciones informáticas de alto nivel como la inteligencia artificial (IA), tiene como objetivo obstaculizar los esfuerzos de China por desarrollar su propio sector de semiconductores autosuficiente.

“Con el auge de ChatGPT y otros modelos de aprendizaje automático en los últimos meses, las herramientas informáticas en el espacio de la IA han demostrado un potencial significativo para perturbar varias industrias clave que influyen en la economía de una nación”, afirma Flagg. “Sin embargo, la producción de semiconductores, que sirven como bloques de construcción fundamentales para el procesamiento computacional y el almacenamiento de memoria, depende de una compleja cadena de suministro global con unos pocos actores clave que proporcionan componentes especializados.”

Flagg señala que los controles a la exportación no son infrecuentes y suelen imponerse en las industrias aeroespacial y de defensa. Sin embargo, las medidas actuales pueden ser especialmente eficaces debido a las funciones especializadas de los actores clave de la cadena de suministro. “Según tengo entendido, las herramientas de mecanizado necesarias para fabricar los procesadores más potentes se limitan principalmente a los Países Bajos, Estados Unidos y Japón. Así que, cuando este cuello de botella ya especializado para la tecnología se estreche aún más, sin duda tendrá efectos de gran alcance, y no sería sorprendente esperar algún tipo de represalia.”

Añade que los semiconductores son fundamentales para las capacidades militares, ya que muchos vehículos, artillería y sistemas de armamento interconectados dependen en gran medida de chips de procesamiento y memoria. “Estas restricciones pretenden salvaguardar nuestros intereses de seguridad nacional e impedir que China desarrolle su propia industria de semiconductores de vanguardia, que podría rivalizar con la estadounidense”.

Flagg subraya la importancia de estos controles, ya que llegan en un momento en el que aún se desconoce el impacto total de la tecnología de IA. “Apenas estamos empezando a comprender lo que la IA puede hacer, así que es posible que dentro de unos 30 años miremos atrás a este periodo y evaluemos si fue un factor crucial en el campo de batalla y si esta decisión fue un acierto.”

De cara al futuro, Flagg señala que, aunque Estados Unidos se ha asegurado un importante acuerdo que implica asociaciones cruciales en cuellos de botella clave en la fabricación de semiconductores, la historia no acaba ahí. “Nuestra interpretación del momento actual puede diferir mucho de cómo percibimos los acontecimientos históricamente”, afirma.

REQUEST FOR A QUOTE